• sábado 1 de abril del 2023

Amélie Nothomb vuelve a construir "la voz" de su padre y el origen de su familia en 'Primera sangre'

img

"Yo soportaba el boli pero es su voz la que se escucha"

BARCELONA, 1 Feb.

La autora belga Amélie Nothomb vuelve a construir "la voz" de su padre y el origen de su familia en su novedosa novela, 'Primera sangre', lanzada por Anagrama con traducción al español de Sergi Pàmies y al catalán de Ferran Ràfols.

En rueda de prensa este miércoles en Barcelona, ha recordado que su padre murió en el mes de marzo de 2020, estando él en Bélgica y ella en Francia, y que no ayudar a su entierro le complicó el luto, un desarrollo a lo largo del que comenzó a oír la voz de su padre en su cabeza.

Escribir 'Primera sangre' le ha resultado sanador por el hecho de que le permitió comprender mejor a su padre --"la desaparición no impide entender a alguien, sino deja conocerle íntimamente"--, y en el momento en que terminó el desarrollo de escritura, las voces en su cabeza cesaron.

"Yo soportaba el boli pero es su voz la que se escucha", ha defendido Nothomb, que adopta la primera personal del singular masculino para narrar las peripecias de la vida de su padre, que medró con sus abuelos en un ambiente aristocrático y decadente y padeció las dificultades de la Segunda Guerra Mundial.

La historia comienza en 1964, con un hombre en frente de un pelotón de fusilamiento en el Congo después de ser secuestrado por los rebeldes al lado de otros 2.000 occidentales en "la mayor toma de rehenes del siglo XX": el hombre es Patrick Nothomb, un joven cónsul belga y futuro padre de la autora.

En la novela, entre múltiples experiencias, la autora relata de qué manera cada mañana su padre empezaba "un ejercicio de elocuencia y de defensa de la palabra" con los rebeldes para eludir que asesinaran a los rehenes y de qué manera al final ha podido subsistir merced al poder de la palabra.

"Quizás no es al azar que de ahí que me haya transformado en autora", ha bromeado la autora, que con 'Primera sangre', premiada con el Premio Renaudot en 2021, firma la obra número 30 de su trayectoria literaria.

Ha considerado que la novela va "a contracorriente de lo que hay hoy día la literatura francesa, donde el padecimiento está expuesto y sobrestimado", y que es de esta manera pues en su familia hay un tabú en relación al mal y pues su padre no hubiese amado ser recordado como una víctima.

Al ser preguntada sobre qué explorará en su próxima novela, Nothom (Kobe, Japón, 1967) ha aludido al espíritu santurrón: "Tras los progenitores y los hijos, ¿qué viene?", dijo.

Para la directiva editorial de Anagrama, Silvia Sesé, Nothomb es "parte nuclear de la educación sentimental y también intelectual" de varios leyentes, y esta vez da un canto a la vida y un relato de supervivencia marcado por la distinción y heroicidad, dijo, con la que el personaje principal aborda los instantes bien difíciles y surrealistas.

Más información

Amélie Nothomb vuelve a construir "la voz" de su padre y el origen de su familia en 'Primera sangre'