• jueves 01 de diciembre del 2022

Aragonès confía en que se conservará el "servicio público" del Parlament en la situacion Borràs

img

Asegura que su "aptitud de intervención es exactamente la misma" que la del resto de miembros del congreso de los diputados

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha confiado este miércoles en que si se le abre juicio oral a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, se van a tomar las resoluciones que sirvan para proteger el "servicio público" de la Cámara catalana.

"Estoy seguro de que para asegurar el excelente servicio de la institución, para la defensa de las instituciones y para el prestigio de las instituciones, en el instante oportuno en el que se deba tomar una resolución, todos los que nos encontramos aquí de manera individual y colectiva vamos a tomar las mejores resoluciones que dejen proteger el servicio público que prestamos a los ciudadanos de Catalunya", aseguró en la sesión de control al presidente en el pleno del Parlament.

Lo dijo en contestación a el interrogante del presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, sobre qué va a hacer si se le abre juicio a Borràs por las supuestas irregularidades en el momento en que dirigía la Institució de les Lletres Catalanes (ILC), a eso que Aragonès ha sostenido que su "aptitud de intervención es exactamente la misma" que tiene algún otro de los 135 miembros del congreso de los diputados de la Cámara.

Fernández ha pedido compromiso para proteger el "prestigio y la dignidad" del Parlament, ha apuntado que, para él, la mejor forma de llevarlo a cabo sería que Borràs dimitiese, y asimismo ha demandado cumplir el reglamento de la Cámara.

"Esa pelota, señor Aragonès, está en su tejado", dijo el dirigente 'habitual' por el hecho de que piensa que como dirigente de ERC y presidente de la Generalitat tiene la posibilidad de llevar a cabo un ejercicio de transparencia y ejemplaridad y proponer que se suspenda a Borràs aplicando el producto 25.4 del reglamento del Parlament, que prevé la suspensión de un diputado si se le abre un juicio oral por delitos vinculados a la corrupción.

El jefe del Govern ha respondido que respeta la división de poderes, que su voto vale igual que el del resto de miembros del congreso de los diputados en el hemiciclo y ha reiterado que está seguro de que en el momento en que llegue la apertura de juicio "todo el planeta va a tomar la resolución que convendrá mucho más a la vocación de servicio público" del Parlament.

Asimismo ha pedido la dimisión de Borràs el líder de Vox en Catalunya, Ignacio Garriga, que ha advertido de que esta situación debería tener secuelas para el Govern: "Borràs no es mucho más que la cara de hoy del empleo partidista y el atraco ideológico que llevan décadas haciendo desde las instituciones de Catalunya", y ha acusado a Aragonès de estar alejado de los inconvenientes reales de la ciudadanía.

El presidente catalán ha replicado que en instantes complicados a nivel económico la extrema derecha explota para "agredir a la democracia y las instituciones democráticas".

PROTESTA CONTRA MARCHENA

En su intervención en la sesión de control, el líder de Cs en Catalunya, Carlos Carrizosa, ha criticado el "acoso" que piensa que hubo en la queja del lunes contra la asistencia del magistrado del Tribunal Supremo Manuel Marchena a una charla en la sede del Colegio de la Abogacía de Barcelona (Icab) y ha recriminado que hubiese miembros del congreso de los diputados independentistas en la concentración.

Aragonès ha defendido que la charla de Marchena se festejó y que el deber del Govern es respetar el derecho de independencia de expresión y de manifestación: "Del mismo modo que este Govern no puede prohibir una charla del juez Marchena, no puede prohibir una manifestación de la multitud que legítimamente está en oposición a las actuaciones protagonizadas por el presidente de la Sala Penal del Tribunal Supremo" en el juicio del 1-O.

Más información

Aragonès confía en que se conservará el "servicio público" del Parlament en la situacion Borràs

Noticias de hoy más vistas