• viernes 3 de febrero del 2023

Arrels atendió en 2022 a mucho más de 3.000 personas sin hogar, un 22% mucho más

img

Un 45% de los atendidos lo fue por vez primera

BARCELONA, 4 Ene.

La Fundació Arrels ha atendido en 2022 a 3.062 personas sin hogar en Barcelona, un 22% mucho más que el año previo, y de las que a un 45% lo hizo por vez primera, informó este miércoles en un aviso en un cómputo provisional.

El 87% de las 3.062 personas acompañadas a lo largo de 2022 son hombres y el 13% mujeres, y mencionan a todas y cada una la gente sin hogar que, a lo largo de el año pasado, han atendido, visitándolas en la calle, acudiendo al centro abierto a soliciar información o usando de los servicios básicos.

La entidad ha visitado a 955 personas en la calle y por el centro abierto pasaron 2.400 personas que precisaban un espacio para protegerse a lo largo del día, utilizar servicios básicos o recibir consejos, lo que piensa un 29% mucho más que el año previo.

Un total de 588 personas hicieron empleo del servicio de ducha, 995 personas usaron el ropero y 484 pudieron almacenar de forma permanente en consigna sus pertinencias y documentación, a eso que se aúna que 1.177 personas pidieron orientación y consejos sobre los elementos que ya están en Barcelona.

Arrels ha garantizado el hospedaje permanente a 268 personas, y la mayor parte se han alojado en pisos, prácticamente cien ellos particulares: un total de 30 personas han comenzado a vivir el año pasado en una casa por vez primera.

El directivo de Arrels, Ferran Busquets, ha asegurado que a lo largo de 2022 han acentuado el acompañamiento personalizado que proporciona, dijo que este diciembre empezó a abrir el centro abierto los fines de semana y festivos y la apertura las Llars Tere Vilagrasa, con diez pisos particulares y un segundo Pis Zero, que se va a poner en marcha en 2023.

La entidad explicó que a lo largo de 2022 han cooperado 337 voluntarios en el centro abierto, la Llar Pere Barnés o el taller ocupacionales y que han visitado a personas sin hogar en las calles de Barcelona.

Arrels efectuó una encuesta a personas que dormían al raso en la localidad y advirtieron 1.231 personas viviendo en la calle, que explicaron que de media hacía 4 años y 4 meses que vivían en esta situación.

Durante el año, un total de 2.526 personas llamaron por teléfono preocupadas pues un vecino o vecina vivía al raso en su vecindario o informaron por medio de la herramienta de ubicación, y en el mes de octubre festejó un acto en recuerdo a las 80 personas que vivían en la calle y habían fallecido en el último año.

Más información

Arrels atendió en 2022 a mucho más de 3.000 personas sin hogar, un 22% mucho más