• domingo 5 de febrero del 2023

Borràs informa de que la corrupción puede ser "una arma para batallar la disidencia política"

img

"El 'lawfare' asimismo es un plan de opresión", afirma

BARCELONA, 8 Jul.

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha sobre aviso este viernes de que la corrupción puede transformarse en "una arma para batallar la disidencia política" y que poder extinguirla es un fin mucho más alcanzable en esos países en que la separación de poderes está afianzada como entre las piedras angulares del estado de derecho.

"En democracias viciadas con tics déspotas, en ocasiones la corrupción asimismo puede parar de ser un inconveniente que es requisito remover y transformarse, de forma malvada, en una arma para batallar la disidencia política", ha asegurado en su intervención al comienzo de la segunda Cumbre contra la Corrupción en el Parlament.

Para Borràs, que está a las puertas de que se le abra juicio oral por presunto estafa en 18 contratos menores en el momento en que dirigía la Institució de les Lletres Catalanes (ILC), "el 'lawfare" asimismo es un plan de opresión y, bastante con frecuencia, logra manchar, con la cáustica mácula de la corrupción, a los contrincantes políticos".

La presidenta del Parlament, que no ha citado a lo largo de su alegato su caso personal, se ha referido muy frecuentemente a las prácticas del 'lawfare' en referencia a su causa en el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), y ha proclamado su inocencia, negándose a renunciar adelante de la cámara.

En su opinión, los estados menos corruptos son los estados mucho más democráticos, con lo que ha llamado a los competidores en la cima a trabajar para seguir en el propósito de que la democracia sea el más destacable sistema político, y no conformarse en que es el menos malo de los sistemas y en sus deficiencias.

Y es que, según Borràs, si bien la democracia sea el menos malo de los sistemas políticos, siempre y en todo momento puede empeorar: "La democracia asimismo está asediada, y ayer vivimos una exhibe de esto hasta bien tarde en el Parlament", en referencia a la resolución de la mayor parte independentistas de la Mesa de asumir las actas del voto encargado del exconseller Lluís Puig.

"Impedir la corrupción siempre y en todo momento es preferible que sanarla", ha defendido Borràs, que ha reivindicado el deber del Parlament en la pelea contra las malas prácticas, y consecuentemente en la intención de perfeccionar la democracia.

Tras avisar de la corrupción desgasta la seguridad de los ciudadanos en las instituciones, ha señalado que la democracia se fortalece y conserva en el momento en que se asocia con efectividad y transparencia, y se gasta en el momento en que se vincula "con prácticas que desacreditan las instituciones y, por extensión, acarrean una deslegitimación de todo el sistema".

Más información

Borràs informa de que la corrupción puede ser "una arma para batallar la disidencia política"