Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

Dobrowolski niega haber quebrantado su condena y asegura que el correo electrónico en cuestión fue enviado por una amiga.

Dobrowolski niega haber quebrantado su condena y asegura que el correo electrónico en cuestión fue enviado por una amiga.

Angela Dobrowolski, exmujer del productor de televisión Josep Maria Mainat, ha comparecido ante el juez para declarar que fue una amiga suya quien envió el mail que presuntamente quebrantó la condena a su exmarido.

En el Juzgado Penal 6 de la Ciutat de la Justicia de Barcelona, Dobrowolski afirmó que no fue ella quien envió el correo, ya que era consciente de la orden de alejamiento que pesaba sobre ella.

El mensaje, titulado 'Escóndete patético maricón', contenía insultos y referencias a hechos pasados entre la pareja, por lo que el fiscal solicita una condena de un año de prisión.

La acusada explicó que durante ese período, ella, su amiga y su exmarido vivían juntos, y que cuando Mainat denunció haber recibido el correo, la amiga admitió ser la autora, argumentando que eran palabras adecuadas para él.

Dobrowolski sostuvo que sufrió una crisis nerviosa, pero que su amiga no violó ninguna restricción de comunicación con Mainat al enviar el correo.

La exmujer justificó el acceso de su amiga a su cuenta de correo por la confianza mutua que tenían, incluso cuando la amiga gestionaba sus ingresos mientras estuvo en prisión.

Niega haber enviado el mensaje y asegura que ella y Mainat se comunicaban en catalán, a diferencia del correo en castellano, que ni siquiera salió de su cuenta principal, sino de una secundaria.

Mainat declaró como testigo y señaló que cuando recibió el mensaje en marzo de 2022, ya estaban divorciados y viviendo separados, opinando que su exmujer era la autora debido a las referencias personales que contenía.

El productor de televisión afirmó que hablaban principalmente en catalán, con ocasiones en castellano por escrito.

En el juicio, Mainat decidió no presentar una acusación particular, dejando la fiscal a cargo de la acusación, quien insistió en que Dobrowolski admitió ser la titular del correo electrónico.

Por otro lado, el abogado de la acusada aseguró que su cliente no volvería a comunicarse con su expareja sabiendo que existe una orden de no comunicación, y que no había utilizado esa cuenta para contactar con él anteriormente.