Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

El aumento en la compra de rosas para Sant Jordi se atribuye a los catalanes, quienes adquirirán aproximadamente 7 millones, según Mercabarna-flor.

El aumento en la compra de rosas para Sant Jordi se atribuye a los catalanes, quienes adquirirán aproximadamente 7 millones, según Mercabarna-flor.

En un año de producción catalana incierto, los floristas ya contemplan su actividad como algo anecdótico.

Los catalanes se preparan para una celebración de Sant Jordi excepcional, ya que se estima que comprarán alrededor de siete millones de rosas, un 20% más que el año anterior. Esta festividad, que tendrá lugar el próximo martes 23 de abril, es un evento muy esperado en Cataluña.

El presidente de Mercabarna, Jordi Valls, junto con otros representantes del sector, ha anunciado que se prevé vender 2,3 millones de rosas durante este día tan especial.

Este próximo Sant Jordi se perfila como un evento multitudinario, ya que será el primero que se celebre en un día laborable después de la pandemia. El presidente de Mercabarna ha destacado que se vuelve a la "normalidad total".

El 63% de las flores compradas en esta fecha provienen de Colombia, seguidas por Ecuador (15%) y Holanda (20%). La producción nacional, principalmente de la zona de Levante y el Maresme, representa solo un 2% del total.

Miquel Batlle, presidente del Gremi de Majoristes de Mercabarna-flor, ha señalado que la producción local es casi anecdótica debido a diversos factores, como la falta de relevo generacional entre los agricultores y la presión demográfica en la zona. Según Batlle, este podría ser el último año de producción catalana.

El precio de las flores varía dependiendo del valor añadido por cada florista, siendo asequibles debido a la particularidad de la festividad de Sant Jordi. La representante de la escuela de arte floral de Mercabarna-flor, Sílvia Mir, ha indicado que la tendencia actual es utilizar materiales más naturales en los arreglos florales.

En cuanto a las rosas, la mayoría serán rojas, con las variedades Freedom y Naomi como las más populares entre los compradores catalanes. Aunque cada vez hay más interés por rosas de diferentes colores, la roja sigue siendo la preferida de forma indiscutible.