Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

El Govern destina 7 millones a un plan "pionero" contra la violencia obstétrica.

El Govern destina 7 millones a un plan

La Generalitat de Catalunya ha puesto en marcha un ambicioso plan destinado a abordar la violencia obstétrica y la vulneración de los derechos sexuales y reproductivos. Este plan, dotado con 7 millones de euros y una duración de seis años, busca dar respuesta a una demanda histórica y acatar la ley del derecho de las mujeres a erradicar la violencia machista.

La consellera de Igualdad y Feminismos, Tània Verge, ha presentado este plan asegurando que es una respuesta a un clamor que lleva décadas sin ser escuchado. Además, destaca que esta legislatura se caracteriza por la defensa de los derechos sexuales y reproductivos y enfatiza la valiente apuesta que supone ser el primer gobierno en adoptar una iniciativa de este tipo en el mundo.

El objetivo principal del plan es aumentar la sensibilización y la información sobre los derechos sexuales y reproductivos, mejorar la formación y capacitación de los profesionales y los servicios de atención y acompañamiento.

Verge ha asegurado que este plan es una respuesta a las amenazas de los grupos antiderecho y antigénero, así como a los retrocesos que impulsa la extrema derecha en aquellos lugares donde gobierna. Además, subraya que se ajusta a los estándares establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por su parte, el conseller de Salud, Manel Balcells, destaca que este plan ha sido fruto de más de un año de trabajo y destaca su meticulosa planificación y las 50 acciones que lo componen.

Este plan no busca señalar culpables, sino promover mejoras y cambios en el sistema sanitario para que la sociedad sea más respetuosa en cuanto a la salud sexual y reproductiva. Balcells enfatiza la importancia de un cambio de mentalidad y la valoración de los derechos de todas las personas.

Entre las medidas contempladas en el plan se encuentra la creación de comisiones de violencia obstétrica en todas las regiones sanitarias, la reducción de cesáreas y otras intervenciones innecesarias, la participación activa de las mujeres en la toma de decisiones y mejoras en el acceso a la atención reproductiva.

También se prevé la implementación de espacios para un parto en entornos no medicalizados, la ampliación de centros de nacimiento y acciones para facilitar la atención a personas con discapacidad o neurodivergencia.

Además, se plantea un plan de formación que incluirá un módulo específico sobre derechos sexuales y reproductivos para el personal de salud residente y otros profesionales del sistema de salud catalán. También se ofrecerá formación especializada en temas como la endometriosis, el diagnóstico precoz, la anticoncepción, la salud de las personas trans y el acompañamiento en casos de pérdida perinatal.