• martes 29 de noviembre del 2022

El independentismo encara este domingo su 11 de septiembre mucho más dividido

img

El Govern exhibirá sus disconformidades en la manifestación de la ANC marcada por la sepa de Aragonès

BARCELONA, diez Sep.

El independentismo encara este domingo la Diada del 11 de septiembre con mucho más división de los últimos años, que se exhibirá singularmente en la manifestación convocada por la ANC, marcada por la sepa del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y del resto de consellers y líderes de ERC, al tiempo que Junts y sus integrantes del Govern sí que asistirán.

La Diada del actual año va a marcar el comienzo de la conmemoración del quinto aniversario del 1-O de 2017 y, en contraste al 11 de septiembre de ese año en el que el independentismo se conjuró para festejar el referéndum, esta vez visibilizará la desunión que se fué cuajando en los últimos años.

La falta de un plan conjunta, las disconformidades sobre la apuesta por el diálogo y capítulos recientes como la suspensión de la presidenta de Junts, Laura Borràs, como presidenta del Parlament han ahondado en las diferencias y los reproches entre los partidos y las entidades independentistas hasta llegar a la Diada, un día que en la última década habían aprovechado para enseñar unidad y movilizarse en conjunto.

En esta ocasión, la manifestación que convoca la ANC, que en los últimos años fué el primordial acto del independentismo por la Diada, no va a contar con la presencia del presidente de la Generalitat, algo que no ocurría desde la Presidencia de Artur Mas, ahora que Carles Puigdemont como Quim Torra asistieron en el momento en que encabezaban el Govern e inclusive Aragonès el año pasado asistió y fue recibido con ciertos pitos.

La ANC ha convocado esta manifestación bajo el lema 'Tornem-hi per vèncer: Independència' (Volvamos para vencer: Independencia), empezará como es frecuente a las 17.14 horas en la avenida Paral·lel, avanzará por el Moll de la Fusta y el recorrido de Isabel II, y concluirá frente a la Estació de França, donde se festejará el acto con los alegatos de la presidenta de la ANC, Dolors Feliu, el de Òmnium, Xavier Antich, y el de la Associació de Municipis per la Independència (AMI), Jordi Gaseni.

En el manifiesto de la convocatoria, la primera bajo la presidencia de Feliu de la entidad, la ANC asegura que "se ha acabado aguardar nada de los partidos, solo el pueblo y la sociedad civil estructurada van a poder lograr la independencia", y critica la mesa de diálogo, algo que ERC interpreta como una exclusión a una parte del independentismo.

Ante esto, Aragonès decidió no ayudar por el hecho de que cree que la manifestación se ha convocado contra los partidos y contra el Govern, en el momento en que piensa que esta presión se debería regentar al Estado, y del mismo modo los consellers de ERC del Ejecutivo catalán y los máximos líderes del partido tampoco van a ir.

"Este año la dirección de la ANC eligió por excluir una sección fundamental del independentismo, dividirlo y llevarlo a cabo pequeño", criticó la ejecutiva de ERC en una carta a la militancia, que visibiliza las diferencias que fueron medrando en los últimos años entre la capacitación y la ANC a causa de la apuesta de los republicanos por la mesa diálogo.

Pese a que no asistan los primordiales cargos de ERC y no convoque a la marcha, el partido dió independencia a sus componentes, si bien la única dirigente que dijo públicamente que va a ir es la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, que encabezó la ANC.

En cambio, Junts sí que ha llamado a formar parte en esta manifestación y asistirán sus primordiales líderes, tal como el vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró, y el resto de consellers de la capacitación, al tiempo que la CUP asimismo va a estar presente.

De esta forma, la manifestación visibilizará las diferencias que hay entre los asociados del Govern --la una parte de ERC no va a estar y la de Junts sí-- en pleno enfrentamiento sobre si el partido encabezado por Laura Borràs abandonará el Ejecutivo tras la auditoría que realizaron sobre el acuerdo de gobierno y que concluye que no se está cumpliendo el eje nacional del pacto.

En cambio, ERC y Junts sí que compartirán importancia instantaneamente de Òmnium, que se festejará a las 12.00 en Arc de Triomf y que va a ser el único instante de la Diada en el que se reúnan todos y cada uno de los actores del independentismo.

En esta convocatoria sí que van a estar Aragonès y el líder de ERC, Oriol Junqueras, que además de esto encabezarán el acto propio que va a organizar ERC a las 13.30 en el cruce entre ronda Sant Pere y la calle Bruc, y en el que los dos intervendrán desde las 16.00.

Como es frecuente en todos y cada 11 de septiembre, este domingo se festejarán los actos habituales de la Diada, como las ofrendas de instituciones, partidos, entidades y sindicatos al monumento de Rafael Casanova a la primera hora de la mañana, y a las 22.00 se va a hacer el acto institucional ordenado por la Generalitat y el Parlament frente a las 4 columnas de Puig i Cadafalch en Montjuïc.

Una de la peculiaridades del año en curso es que, tras la suspensión de Borràs como presidenta de la Cámara, los actos institucionales van a estar encabezados por la vicepresidenta del Parlament, Alba Vergés (ERC), que ocupa las funcionalidades de la Presidencia --ahora lo logró el jueves en la distribución de la Medalla de Honor de la Cámara--, y está por ver cuál va a ser el papel de la presidenta de Junts, que asistió en el mes de agosto al homenaje a las víctimas de los atentados de 2017.

Aparte de los actos independentistas, los partidos contrarios a la independencia asimismo van a hacer ciertos actos con ocasión de la Diada, que desde hace unos años critican que se convirtió en una festividad para los catalanes independentistas y no para el grupo de la sociedad catalana, según ellos.

El PSC limitará su actividad a los actos institucionales, como la ofrenda al monumento de Rafael Casanova que encabezará el líder del partido y jefe de la oposición, Salvador Illa, igual que los comuns, que además de esto asistirán al acto de Òmnium.

Por su parte, Vox asistirá a la ofrenda floral convocada por Somatemps en el Hospital Santa Creu de Barcelona, al paso que Cs y el PP instalarán carpas en el cruce entre el recorrido marítimo de la Barceloneta con la calle Pepe Rubianes a la que asistirán sus líderes en Catalunya, Carlos Carrizosa y Alejandro Fernández.

Más información

El independentismo encara este domingo su 11 de septiembre mucho más dividido

Noticias de hoy más vistas