• domingo 27 de noviembre del 2022

Foment del Treball advierte de que la fiscalidad no se utiliza para "cuadrar" cuentas públicas

img

Ve "inaplazable" repensar el fundamento ideológico de las sociedades abiertas

BARCELONA, 5 Jul.

Foment de Treball ha advertido este martes de que la fiscalidad no es un instrumento para "cuadrar" las cuentas públicas, sino más bien para recompensar la economía productiva y repartir la riqueza, y ha llamado a enfrentar al fin y al cabo la economía sumergida.

Así se quita del tercer informe de coyuntura, llamado 'Alén de la coyuntura: Ante una exclusiva época', anunciado este martes en rueda de prensa por el vicepresidente coordinador del Institut d'Estudis Estratègics (Ieef), Jordi Alberich; el jefe de gabinete de la entidad y vocal del Ieef, Jordi Casas, y la vocal del Ieef Ana Julia Cura.

Esta se encuentra dentro de las diez preferencias "recomendables y viables" que ofrece el último informe del laboratorio de ideas de la patronal frente a lo que piensan un otoño amenazador y el comienzo de una exclusiva época tras décadas de un desarrollo acelerador de apertura económica.

La patronal cree que esta etapa no piensa el desenlace de la globalización pero sí su precisa adecuación a la verdad de un planeta cuya heterogeneidad y dificultad "son ahora incontrovertibles", con el refuerzo de Europa pero sin el arraigo de sus valores en el planeta y la relativización del poder de las considerables corporaciones.

En este sentido, según Alberich, es inaplazable repensar el fundamento ideológico de las sociedades abiertas por el hecho de que cree que varios de los teóricos teóricos que nutrieron las últimas décadas demostraron su fragilidad: "Es preciso prosperar las políticas públicas, remarcar el Estado del confort y fomentar el deber de la sociedad civil".

La primera prioridad, ha proseguido Alberich, es la articulación de un pacto de rentas para repartir el encontronazo de la inflación entre márgenes empresariales, salarios y pensiones, y ha defendido apostar por "realizar cambios fiscales" antes los incrementos de rentas que no corresponden con el incremento de la aptitud de compra.

Ha apostado por "hallar un punto de equilibrio" entre justicia popular, competitividad empresarial y sostenibilidad macroeconómica, ha llamado a insistir en su necesidad frente a los partidos, y ha advertido de que la fragmentación y radicalización política no deberían disuadir de perseverar en ello para lograr enormes pactos.

También es una prioridad, para el laboratorio de ideas, explotar los fondos Next Generation de la Unión Europea (UE) para desarrollar, por vez primera, una "política industrial actualizada y ambiciosa", y ha pedido sacrificios a fin de que compañías y centros se logren integrar al plan.

Alberich ha ubicado la Formación Profesional como un ámbito con la oportunidad de reformarlo a corto plazo, en contraposición a la precisa reforma en hondura del sistema educativo que se viene demandando: "Esta incapacidad de reforma es un grave obstáculo para la modernización y competitividad de este país".

También ve la posibilidad histórica de aproximar la facultad y la compañía, en tanto que cree que la pandemia ha servido para enseñar la "excepcional potencialidad" de la colaboración entre administración, compañía y red social científica.

En este sentido, ve irrealizable la reforma de la administración en el contexto político de hoy pero ofrece seguir en el refuerzo del campo sanitario y la rendición de cuentas.

Otro punto del decálogo apunta a reclamar a las considerables corporaciones un papel ejemplar frente a los tiempos complejos que se aproximan, con una mayor sensibilidad con la sostenibilidad popular y medioambiental a fin de que asimismo prioricen la relación con sus usados, distribuidores y la sociedad generalmente.

Otra prioridad obtenida en el informe es Europa pues "poco a poco más" el día a día va a depender de lo que se decida en Bruselas, y llama a hacerse oír en las instituciones comunitarias para proteger los propios intereses.

El último punto es Catalunya y la necesidad de cerrar su acción de gobierno, según la patronal, en los desafíos, preferencias y intranquilidades de la economía y la sociedad, y distanciarse de las guerra partidista para dirigir el ámbito 'postprocés'.

"Nos encontramos en el comienzo de una época cuyas activas, muy de manera frecuente, se ubican sobre nuestras habilidades por conducirlas. Pero sí que tenemos un margen de actuación frente a un otoño que se atisba formidablemente complejo", ha concluido Alberich.

Más información

Foment del Treball advierte de que la fiscalidad no se utiliza para "cuadrar" cuentas públicas

Noticias de hoy más vistas