Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

Jordi Montull, enjuiciado por supuestamente ocultar ingresos para evitar indemnizaciones del caso Palau.

Jordi Montull, enjuiciado por supuestamente ocultar ingresos para evitar indemnizaciones del caso Palau.

El exnúmero 2 del Palau de la Música, Jordi Montull, y su esposa, Mercè Mir, han sido juzgados en la sección 7 de la Audiencia de Barcelona por presuntamente ocultar los ingresos obtenidos del alquiler de un inmueble embargado en Masnou, Barcelona. Este embargo se debió a la sentencia que los condenó por el desfalco del Palau de la Música y la indemnización que debían pagar a la entidad.

En el juicio, las acusaciones han mantenido sus peticiones de condena, mientras que las defensas han negado que Montull y Mir ocultaran estos ingresos y han asegurado que los declararon a Hacienda, por lo que consideran que la Audiencia de Barcelona ya tenía conocimiento de ellos a través de su declaración.

Montull ha declarado que dedicaron estos ingresos a mantener su patrimonio inmobiliario y su defensa ha insistido en que el dinero fue utilizado para evitar la devaluación de su patrimonio y obtener más recursos para saldar su deuda con el tribunal al vender los inmuebles.

La Fiscalía ha mantenido su petición de condenarlos a dos años de cárcel, mientras que la Abogacía del Estado y la acusación particular del Palau de la Música han solicitado una pena de tres años. Por su parte, las defensas han pedido la absolución.

Las acusaciones reprochan que Montull y Mir no comunicaron estos ingresos a la Audiencia de Barcelona, que ha embargado los bienes del matrimonio para saldar la responsabilidad civil por el caso Palau. Montull fue condenado junto al expresidente del Palau de la Música, Fèlix Millet, a devolver los 23,8 millones de euros que fueron expoliados.

Después de la condena, Montull propuso al tribunal un pago fraccionado argumentando que, a pesar de tener diverso patrimonio inmobiliario insuficiente para saldar la deuda, no contaba con liquidez y sus únicos ingresos eran una pensión de aproximadamente 2.000 euros mensuales.

En su informe final durante el juicio, el fiscal ha señalado que Mir permitió que su esposo evadiera el importe de la renta al tribunal, ya que fue la única parte que no estaba al tanto del alquiler del inmueble en Masnou. También ha resaltado que, según un perito de Hacienda que testificó, los Montull obtuvieron ganancias de este alquiler y ha criticado la cantidad mensual que han destinado hasta ahora a las indemnizaciones, calificándola de irrisoria en comparación con el despilfarro que cometieron en el Palau y su patrimonio actual.

La abogada Laura Parés, que representa a la acusación particular en nombre del Palau de la Música, ha destacado que Montull y Mir afirmaron a la Audiencia de Barcelona que sus únicos ingresos eran la pensión de Montull, omitiendo las rentas por el alquiler del Masnou.

La defensa argumenta que Montull y Mir pusieron sus otros bienes a disposición del tribunal para pagar la condena por el caso Palau, pero Parés ha respondido que "no seamos hipócritas, tenían los inmuebles embargados, no podían hacer otra cosa".

La abogada de Jordi Montull, Laura Bardají, ha insistido en que el matrimonio tuvo que mantener sus inmuebles durante 10 años, desde que comenzó el proceso hasta que los vendieron para poder embargarlos. También ha defendido que con los ingresos del alquiler se obtuvieron beneficios que fueron reinvertidos en patrimonio, maximizando su valor y contribuyendo a saldar la deuda.

Ha asegurado que los Montull ingresaron las rentas por el alquiler del Masnou en una cuenta que era conocida por la Audiencia de Barcelona y ha afirmado que Montull estaba deseoso de pagar lo máximo posible para obtener el tercer grado penitenciario y salir de la prisión, donde cumplía condena por el caso Palau.

El abogado de Mercè Mir, Alberto Rocha, también ha pedido la absolución y ha expresado su desconcierto por la presencia de su cliente en el banquillo de los acusados. Ha recalcado que Mir no participó en la elaboración del plan de pagos de las indemnizaciones por la condena de su esposo.