Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

Juicio a acusado de agresión sexual en discoteca de Barcelona

Juicio a acusado de agresión sexual en discoteca de Barcelona

La Audiencia de Barcelona ha llevado a cabo hoy el juicio de un individuo acusado de violar a un joven en el cuarto oscuro de la discoteca Arena en la madrugada del 26 de enero de 2020. Tanto la Fiscalía como la acusación particular han solicitado una condena de 10 años de prisión para el acusado.

En su declaración, el acusado ha negado las acusaciones y ha afirmado que tuvieron relaciones sexuales consentidas después de conocerse en el cuarto oscuro. Según su versión, al finalizar, solicitó el número de teléfono del denunciante para mantener el contacto.

El denunciante ha testificado en privado y con una mampara que le separaba del acusado, impidiendo el contacto visual. Ha relatado que, tras practicarle sexo oral, el acusado presuntamente lo empujó contra la pared y lo violó sin su consentimiento y sin protección, a pesar de haberse negado previamente.

La acusación particular ha solicitado una condena de 10 años de cárcel, mientras que la Fiscalía, inicialmente solicitaba 5 años por abuso sexual, ha elevado su petición a 10 años después de presentarse todas las pruebas en el juicio, acusando al acusado de violación.

Como testigo, ha declarado un amigo del denunciante quien estuvo con él esa noche y también ingresó en el cuarto oscuro. Según su testimonio: "Ese mismo día, antes de entrar, él me dijo: 'Yo nunca tendré relaciones sexuales en un cuarto oscuro'. Me sorprendió mucho ver que lo estaba penetrando".

El testigo ha explicado que presenció al menos dos veces cómo el denunciante intentaba girarse y el acusado lo empujaba contra la pared sujetándolo de los brazos, pero no estaba seguro si era consensuado. Además, al salir del cuarto oscuro, su amigo le contó que el acusado lo había agredido.

En esa misma noche, al denunciante le habían robado el teléfono móvil, por lo que acordaron que el acusado le enviaría un mensaje para que tuviera su número. Esto fue utilizado por los Mossos, quienes recomendaron al joven que hiciera una copia de su tarjeta SIM para poder localizar al sospechoso en caso de que decidiera contactarlo.