• miércoles 8 de febrero del 2023

La mesa de diálogo se reunirá este miércoles para seguir en la "desjudicialización" del enfrentamiento

img

BARCELONA, 26 Jul.

La mesa de diálogo se reunirá este miércoles desde las diez.00 horas en La Moncloa con intención de seguir en la "desjudicialización" del enfrentamiento catalán, y viene antecedida por la asamblea que el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, sostuvo con el del Gobierno, Pedro Sánchez, en la época de mes.

Se trata de la tercera asamblea de la mesa de diálogo, la segunda con Aragonès como presidente de la Generalitat: la primera fue en el mes de febrero de 2020 en Madrid con el expresidente Quim Torra, y la segunda sucedió el 15 de septiembre de 2021 en Barcelona.

En esta ocasión, Aragonès y Sánchez no van a ir al acercamiento y tampoco asistirán nuevamente los representantes de Junts, capacitación que da por acabada la mesa de diálogo y que solicita abrir una exclusiva etapa para abrir una "negociación real" con el Estado.

En la asamblea de septiembre de 2021, Junts por el momento no participó en el acercamiento por el hecho de que estimó que se vetaron los nombres que había propuesto, entre los que personas que no formaban una parte del Govern, pero Aragonès argumentó que solo podían formar parte en ella integrantes del Ejecutivo catalán, no de partidos.

La delegación catalana este miércoles la integrarán la consellera de Presidencia, Laura Vilagrà; el conseller de Empresa, Roger Torrent; el de Interior, Joan Ignasi Elena, y la de Cultura, Natàlia Garriga, al paso que por la parte del Gobierno central asistirá el ministro de Presidencia, Félix Bolaños; la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz; el ministro de Cultura y Deportes, Miquel Iceta, y la ministra de Política Territorial y representante del Gobierno, Isabel Rodríguez.

La mesa de diálogo tiene rincón tras un periodo de tiempo de congelación de las relaciones entre el Gobierno central y la Generalitat por la situacion del espionaje a independentistas con el programa Pegasus, el llamado CatalanGate, a causa del como dimitió la entonces directiva del CNI, Paz Esteban.

Aunque se no hizo público el orden del día, se prevé que la mesa aborde la "desjudicialización" del enfrentamiento catalán, sin cerrar qué ámbitos puede cubrir este término, y podría tratar otras caracteristicas relacionados con la protección del catalán, han explicado fuentes consultadas, una cuestión del departamento de Garriga.

Desde ERC, se expresó en distintas oportunidades la intención de que el Gobierno avanzase en exactamente la misma dirección de lo que dictan organizaciones como la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y el Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detenciones Arbitrarias, que solicitan la supresión del delito de sedición del Código Penal.

También han reiterado su deber de trabajar por el ejercicio del derecho a la autodeterminación y por una ley de amnistía tal como su intención de seguir en una "agenda antirepresiva".

Precisamente, en entre los encuentros que Vilagrà y Bolaños sostuvieron este mes firmaron un archivo que establece que los objetivos de la negociación entre los dos gobiernos son la "superación de la judicialización" y la búsqueda de pactos para solucionar el enfrentamiento catalán.

Sobre el primer propósito, los dos ejecutivos se comprometían a contribuir "por fin de la judicialización del enfrentamiento político, ya que aumenta la polarización de situaciones y hace difícil la búsqueda de resoluciones", y reconocían la legitimidad de las distintas ideologías y proyectos democráticos sea como sea su visión de Catalunya y su relación con el resto de España.

También reafirmaban la necesidad de discutir y intentar acordar sobre las situaciones políticas de cada parte, y se comprometían "con los derechos escenciales de la gente identificadas con cada emprendimiento y rechazan la persecución o criminalización de las distintas opciones políticas".

En el segundo propósito del diálogo que exponían en el archivo, se comprometían a apostar por la vía política y la búsqueda de resoluciones pactadas para solucionar el enfrentamiento.

Otro punto comprobaba que las actuaciones de las instituciones tienen que asegurar "en todo instante los derechos escenciales, la intimidad y la independencia política y también ideológica de todas y cada una la gente que se identifican con las situaciones políticas y democráticas presentes en Catalunya", con lo que rechazan actos o resoluciones que vulneren derechos por fundamentos ideológicos, algo que fuentes del Govern interpretan como un deber para no reiterar casos como el de Pegasus.

Más información

La mesa de diálogo se reunirá este miércoles para seguir en la "desjudicialización" del enfrentamiento