• domingo 5 de febrero del 2023

Se cumplen cinco años de los atentados en Barcelona y Cambrils (Tarragona) de agosto de 2017

img

El caso, ahora sentenciado, está pendiente de nuevos elementos en el Supremo

BARCELONA, 16 Ago.

Los atentados del 17 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils (Tarragona) cumplen cinco años este miércoles, con la situacion ahora juzgado en la Audiencia Nacional y con una sentencia que el año pasado condenó a tres integrantes de la célula yihadista que los organizó.

Los atentados provocaron 16 muertes y la sentencia del caso reconoce a 350 víctimas de los hechos por lesiones físicas o daños sicológicos, pero hoy la Unidad de Atención y Valoración a Afectados por Terrorismo (Uavat) todavía no logró entrar en contacto con unas 250 de ellas para comunicarles que la sentencia les ha reconocido.

El juicio se prolongó a lo largo de 32 sesiones entre noviembre de 2020 y febrero de 2021: la sentencia de la Audiencia Nacional impuso penas de 53, 46 y 8 años de prisión a Mohamed Houli Chemlal, Driss Oukabir y Said Ben Iazza, pero tras un recurso rebajó las condenas mucho más altas en diez años cada una, habiendo ahora fijado un límite máximo de cumplimiento de 20 años de prisión.

Ninguno de ellos fué culpado por los 16 homicidos en La Rambla de Barcelona y el recorrido marítimo de Cambrils --que cometieron otros integrantes de la cédula que fallecieron a lo largo de los asaltos y en la explosión de Alcanar (Tarragona) el día antes de los atentados-- más allá de que lo solicitaron las acusaciones particulares y populares, pues el tribunal cree que no participaron ni estaban al tanto de estos asaltos.

Chemlal y Oukabir fueron condenados por los delitos de pertenencia a organización terrorista, tenencia, depósito y fabricación de explosivos de carácter terrorista, y estragos en tentativa de carácter terrorista, aparte de 29 delitos de lesiones por imprudencia grave.

La rebaja de las penas responde a que el tribunal estimó que Houli Chemlal y Oukabir no tenían una auténtica intención de matar con la segunda explosión de la vivienda de Alcanar.

Una vez la Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional ahora ha resuelto el recurso de las defensas disminuyendo las penas en diez años, las partes tienen la posibilidad de llevar la situacion al Tribunal Supremo con un nuevo recurso.

En este sentido, las tres defensas del caso ahora han comunicado sus elementos de casación y asimismo lo hicieron tres acusaciones: una que representa a mossos heridos, una que representa al padre del niño ejecutado por los atentados, y otra de otra víctima.

Estos seis elementos ahora están anunciados al Supremo y de manera previsible defensas y acusaciones presentarán sus razonamientos al tribunal en otoño, siendo los únicos que va a abordar el tribunal pues ahora terminó el período para comunicar elementos.

El sendero judicial del caso podría seguir después, si las partes lo fomentan, con un recurso de amparo frente al Tribunal Constitucional.

El 16 agosto durante la noche, una explosión en casa de Alcanar (Tarragona) --donde la célula preparaba los atentados y guardaba cien bombonas de butano, predecesores de explosivos, metralla, granadas artesanales y un cinturón bomba-- precipitó los asaltos improvisados del día después.

Unos minutos antes de las 17 horas del jueves 17 de agosto de 2017, Younes Abouyaaqoub al volante de una furgoneta se subió a la interfaz peatonal de La Rambla manejando en zig zag para arrollar a los viandantes desde la plaza Catalunya hasta la altura del Liceu, asesinando a 14 personas.

Unas horas después, a la una de la madrugada del 18 de agosto, en Cambrils, otros cinco integrantes de la cédula atropellaron a seis personas, entre ellos una mossa, matando a una mujer.

Abouyaaqoub murió abatido por los Mossos 4 días después tras una persecución a contrarreloj --donde mató a la víctima 16-- siendo descubierto en un campo de Subirats (Barcelona), al paso que los autores del ataque en Cambrils fueron abatidos en su escapada instantes tras el atentado.

Más información

Se cumplen cinco años de los atentados en Barcelona y Cambrils (Tarragona) de agosto de 2017