• domingo 5 de febrero del 2023

Una investigación identifica un biomarcador que optimización el pronóstico del cáncer de cabeza y cuello

img

TARRAGONA, 20 Oct.

Investigadores del Institut d'Investigació Sanitària Pere Virgili (IISPV) y del Hospital Joan XXIII de Tarragona han reconocido en una investigación un biomarcador relacionado con el metabolismo del azúcar con el que se va a poder efectuar un pronóstico "considerablemente más exacto y personalizado" del cáncer de cabeza y cuello, que se muestran en el área de la boca, la lengua, la nariz, la garganta y la faringe.

El centro informó de los descubrimientos en un aviso este jueves con los que se va a poder ajustar los tratamientos y eludir que los pacientes deban someterse innecesariamente a la cirugía requerida para este género de tumores, algo "clave" pues estas operaciones suponen un prominente gasto para el sistema sanitario y tienen muchas consecuencias físicas y estéticas para los enfermos.

Los síntomas que tienen la posibilidad de señalar la aparición de estos cánceres son un bulto o una tumoración en el cuello o cara, o una afta o herida en la boca que no reduce tras los días; contrariedad para tragar los alimentos; padecer mal en el cuello o aun en la oreja en el momento en que se degluten alimentos o se traga saliva; ver un cambio de voz y no progresar en unos quince días; y sacar saliva con sangre por la boca o líquido sanguinolento por la nariz.

Al advertir estos síntimas --más que nada en la situacion de pacientes que fuman y que toman alcohol de manera frecuente--, se aconseja asistir a la mayor brevedad a un otorrinolaringólogo experto en el área de la cabeza y cuello pues el diagnóstico precoz en esta clase de cáncer es primordial.

El Instituto de Investigación del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau - IIB Sant Pau, el Servicio de Otorrinolaringología y Patología Cervicofacial del mismo hospital, el Hospital Verge de la Cinta y a la Universitat Rovira i Virgili (URV) asimismo participaron en la investigación.

Más información

Una investigación identifica un biomarcador que optimización el pronóstico del cáncer de cabeza y cuello