• domingo 5 de febrero del 2023

Víctimas de abuso del reportaje de Coixet: "No lo habríamos hecho si no nos hubiesen hecho enojar tanto"

img

Coixet piensa que no hay "derecho a reclamar" a las víctimas

BARCELONA, 16 Dic.

Varias víctimas de abusos sexuales por la parte de un exprofesor del Aula de Teatre de Lleida entre 2001 y 2008 han explicado en el reportaje 'El techo amarillo' de la cineasta Isabel Coixet que no se han sentido apoyadas ni por la parte de la dirección de la escuela ni por la parte del Ayuntamiento: "No lo habríamos hecho (el reportaje) si no nos hubiesen hecho enojar tanto".

Así lo han explicado en una entrevista a Europa Press 4 de las personajes principales antes del estreno del reportaje este viernes, donde han asegurado que desde la dirección de la escuela "no lo supieron administrar ni hace 20 años ni en este momento".

En 2018, un conjunto de nueve mujeres presentaron una demanda contra 2 de sus instructores del Aula de Teatre de Lleida por abusos sexuales entre el 2001 y el 2008, en el momento en que eran jovenes, si bien la demanda llegó en el momento en que la situacion ahora se encontraba prescrito y se archivó.

Han explicado que al comienzo les costó exponerse, si bien han asegurado que Isabel Coixet les transmitió mucha seguridad y eligieron enseñar sus caras para realizar el reportaje, hecho que "hace asimismo que la multitud vea que detrás hay personas enserio".

"Somos nueve denunciantes, si bien en el final somos siete en la pantalla. Lo que es es cierto que el desarrollo es con avatares y hay instantes en los que andas mucho más fuerte y otros que no tanto. Lo bueno es que nos hemos estirado entre todas y cada una y nos hemos apoyado", ha sostenido una de ellas.

"Absolutamente nadie desea ser una víctima. El término que contamos de víctima es un individuo llorando, triste, arrinconada. Estamos hartas de la connotación negativa que tiene ser víctima. Pues sí, fuí víctima y no pasa nada. No me abochorno por el hecho de que yo no debo tener vergüenza de nada. Otras personas son las que deben tener vergüenza: los que lo hicieron y los cómplices", dijo una de ellas.

Otra ha añadido que ellas son personas normales y corrientes, que padecieron una situación de abusos en el momento en que eran jovenes y jóvenes, si bien expresó: "Esto no ha impedido que llevemos una vida feliz".

"Esto nos marcó y fué una época oscurísima, pero nosotras hicimos un desarrollo que pienso que lo hemos situado en nuestras vidas. Esto condiciona quién somos, pero no somos únicamente víctimas. Somos asimismo actrices, gente con sueños, con proyectos, con familia, con amigas... Esto nos ha condicionado, pero esto no puede saber quién somos", ha sostenido otra.

Han manifestado que se han sentido revictimizadas más de una vez: "En el momento en que un individuo sufrió un abuso absolutamente nadie puede juzgarlo. No es mucho más abuso si hubo penetración que si no, no hay grados de abuso. Entender que es bastante lamentable comunicarlo en el momento en que vas a los Mossos a prestar declaración para que todo el planeta esté preguntando qué pasó. Yo considero que esto se debería comenzar a remover".

Asimismo, han instado en poner el foco en el atacante y no en la víctima, y han aducido que es un fallo estar pendiente de lo que pasó uno y poquísimo de lo que hizo otro: "Quizás sería esencial preguntarse mucho más el motor de las acciones y no tanto la reacción que tuvieron".

Isabel Coixet comenzó a interesarse por el tema a causa de múltiples novedades publicadas en el períodico 'Ara', y le dio la sensación de que las jóvenes tenían unas voces que "contaban realmente bien lo que es el victimismo sin rencor, solo con un apetito y una sed de justicia", lo que ha asegurado en una entrevista a Europa Press que le impresionó.

Ha explicado que le ha costado localizar víctimas que deseen verse y charlar, y que al comienzo comenzó a grabar con nueve denunciantes, pero tras múltiples grabaciones 2 de ellas se echaron atrás: "Lo comprendo de manera perfecta. Creo que frecuentemente demandamos que las víctimas den la cara o que ayuden en reportajes o en lo que sea, y pienso que es demandarles cosas que no disponemos derecho a reclamar".

Coixet ha manifestado que deseó añadir la voz del acusado en el reportaje, en tanto que afirma que es su "deber", pero expresó que él niega los hechos y que manifiesta que los delitos están precriptos por la ley; lo que sí que incluye en el reportaje son entrevistas y grabaciones de aquella época donde hace aparición.

"La gente se ampara en decir que están precriptos los delitos para tapar las cosas. Las cosas sucedieron, y eso es algo que desde el comienzo está en el archivo de Fiscalía tras la investigación que se realizó", ha añadido.

Asimismo, Coixet ha manifestado que al comienzo pensó en llevar a cabo una ficción en vez de un reportaje, pero que en el momento en que conoció a las chicas creyó que "cuanto menos tocara, manipulara o ficcionara sus testimonios mucho más resaltaría la realidad y la verdad de lo que ocurrió".

Ha detallado que hace un par de semanas el Ayuntamiento de Lleida al notar el reportaje solicitó excusas oficiales a las chicas por vez primera, lo que considera como "meritorio", y que a causa del reportaje se reabrirá la investigación y lo usarán como prueba.

Más información

Víctimas de abuso del reportaje de Coixet: "No lo habríamos hecho si no nos hubiesen hecho enojar tanto"