• lunes 03 de octubre del 2022

Vila-Matas efectúa un "tratado sobre la ambigüedad" en la novela 'Montevideo'

img

"Escribo ficción desde un espacio que acostumbran a ocupar los ensayistas", apunta

BARCELONA, 31 Ago.

El escritor barcelonés Enrique Vila-Matas termina de divulgar la novela 'Montevideo' (Seix Barral), que definió como un "tratado sobre la ambigüedad actualizada de hoy" mediante la visión de un narrador que renuncia a ser un escritor extremista.

En rueda de prensa en Barcelona, aseguró que la novela va en pos de un "estilo propio" con el sello literario de su obra, en el que ese narrador empieza a ver señales en puertas y en cuartos anexos, en un viaje circular que comunica París con Cascais, Montevideo, Reikiavik, Sankt Gallen y Bogotá.

Ha explicado que la iniciativa de la novela brotó tras entender que Julio Cortázar como Adolfo Bioy Casares tenían un cuento que sucedía en exactamente el mismo hotel de Montevideo, el que visitó, se encuentra en conjunto caída y no sabían que desde este momento lo utilizarían para "captar turistas nipones".

Ha afirmado que no ha podido ingresar en la habitación de Cortázar pero que en la novela sí, en un juego que trata de comprender si "verdad y ficción son ficción o prácticamente lo mismo", y dijo que en la novela trata que la ambigüedad asimismo se refleje en los individuos, que tienen luces y sombras.

"Desde 'El mal de Montano' he escrito ficción desde un espacio que acostumbran a ocupar los ensayistas, un yo literario aparente, el del poeta o el del ensayista", ha remarcado Vila-Matas.

Vila-Matas explicó que prosigue intentando encontrar un estilo, ha señalado que la novela comienza en París para desarmar su 'París no se termina jamás', y ha reivindicado que en la literatura es imposible reflejar la verdad, "no es un espéculo", pues ha considerado que la literatura deforma la verdad.

El escritor barcelonés ha remarcado que la novela asimismo es la "búsqueda de una habitación genuina", y ha recordado que en una charla en México una pequeña le preguntó 'de qué manera se tiene la posibilidad de tener una habitación propia', cosa que le conmovió.

Ha reivindicado como lema que "la ficción expulsa a la autoficción", puesto que cree que la autoficción no existe, que es ficción y que unicamente se emplea como una manera para injuriar proyectos.

El desarrollo de escritura de la novela fué mucho más largo que en precedentes novelas por el hecho de que tuvo una primera redacción un año, que se detuvo para un trasplante de riñón, y después la restauración, y ha aceptado que hasta ese instante para él los trasplantes "eran como ciencia ficción".

Ha afirmado que la "experiencia extrema" del trasplante --que le donó su mujer-- le ha entregado una hondura de mirada en el artículo, del que se ha beneficiado la novela tras tener edificada la parte creativa de exactamente la misma antes de la intervención.

"Me dió una alguna euforia en la vida", ha aceptado Vila-Matas, para quien quizás esta novela la haya escrito con toda la intensidad de todo el mundo.

La editora de Seix Barral, Elena Ramírez, aseguró que este viaje exhibe la "imposibilidad de la escritura para argumentar la vida", y ha remarcado que es la novela mucho más trabajada de Vila-Matas redactada en un instante de felicidad.

Más información

Vila-Matas efectúa un "tratado sobre la ambigüedad" en la novela 'Montevideo'