Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

Barcelona impone nueva tasa de terrazas respaldada por partidos conservadores PSC, Junts, PP y Vox

Barcelona impone nueva tasa de terrazas respaldada por partidos conservadores PSC, Junts, PP y Vox

El pleno de Barcelona ha aprobado la eliminación de la bonificación del 75% que se aplicó por la pandemia en la nueva tasa de terrazas. La medida ha sido respaldada por el gobierno municipal (PSC), Junts, PP y Vox, mientras que BComú y ERC han votado en contra.

Esta modificación de la ordenanza fue acordada por PSC y Junts, después de que la propuesta inicial del gobierno municipal no fuera aprobada junto con el resto de ordenanzas fiscales en octubre. Tras ser aprobada inicialmente en noviembre y pasar por el período de alegaciones, ha recibido la aprobación definitiva en la sesión plenaria de este viernes.

La propuesta inicial proponía un nuevo escalado progresivo en la tasa, en función del número de mesas de la terraza. Sin embargo, la fórmula finalmente acordada con el Gremi de Restauració y Junts establece tramos cada cinco mesas en lugar de cada cuatro, con un coeficiente que va incrementando desde 0,30 hasta 0,80.

Esta nueva tasa supone una rebaja del importe que pagará el sector, pasando de 8 millones de euros a 4 millones. Actualmente, la recaudación anual con la bonificación del 75% se sitúa en poco más de 2 millones de euros.

El teniente de alcalde de Economía, Jordi Valls, ha argumentado que ya no se puede mantener la bonificación debido a que la situación de excepcionalidad generada por la pandemia ha terminado. Además, ha defendido que la nueva tasa es fiscalmente rigurosa.

Por su parte, Ramon Tremosa de Junts considera que la tasa aprobada mejora la propuesta inicial del gobierno municipal. Àngels Esteller del PP la considera adecuada ya que brinda más flexibilidad a los restauradores. Gonzalo de Oro, líder de Vox, cree que la tasa es beneficiosa para reducir la presión fiscal en los comercios.

En cambio, la concejal de BComú, Janet Sanz, ha criticado la nueva tasa y ha pedido acuerdos que garanticen el equilibrio y la convivencia entre los diferentes sectores. Jordi Castellana de ERC reprocha que el problema no es la tasa, sino los altos alquileres que se pagan por los locales.