Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

El controvertido Museu de l'Art Prohibit de Barcelona exhibe polémicas obras censuradas de la colección de Tatxo Benet.

El controvertido Museu de l'Art Prohibit de Barcelona exhibe polémicas obras censuradas de la colección de Tatxo Benet.

El Museu de l'Art Prohibit de Barcelona exhibirá una colección única en el mundo que reúne obras censuradas de reconocidos artistas como Warhol, Picasso, Azcona, Serrano, Klimt y Ai Weiwei. Esta iniciativa ha sido impulsada por el periodista y empresario Tatxo Benet, quien ha coleccionado estas obras en los últimos cinco años.

El museo se encuentra ubicado en la Casa Garriga Nogués de Barcelona y abrirá sus puertas este jueves con una primera presentación de 42 piezas de las 200 que conforman la colección. Tatxo Benet afirmó en una rueda de prensa que el recorrido museístico no solo destaca las obras, sino también la historia que hay detrás de ellas, lo que lo convierte en un espacio único.

La directora del museo, Rosa Rodrigo, destacó la singularidad de la colección de Benet, que incluye obras que han sido censuradas o apartadas de la exhibición en algún momento. Además, abarca diversas disciplinas artísticas y un arco temporal que va desde el siglo XVIII hasta el siglo XXI.

Entre las obras destacadas se encuentra el proyecto 'Amen' de Abel Azcona, que fue denunciado por profanación; 'Not dressing for conquering/HC04 Transport' de Ines Doujack, que fue retirada temporalmente de una exposición en el Macba por su posible identificación con el rey emérito; y 'McJesus' de Jaine Leinohen, una polémica obra que causó controversia en Israel y se solicitó su retirada.

Además, la colección cuenta con obras icónicas como 'Mao' de Andy Warhol, que no pudo ser presentada en una gira por China; la serie 'Suite 347' de Pablo Picasso, condenada por la Iglesia rusa por su contenido erótico; y 'Piss Christ' de Andres Serrano, una obra que ha sido agredida en múltiples ocasiones.

El museo también exhibe el esbozo 'Schwebender Akt mit ausgebreiten Armen' de Gustav Klimt, que fue considerado pornográfico y se quemó durante la Segunda Guerra Mundial; y 'Filipo Strozzi in Lego' de Ai Weiwei, que retrata a cuatro personajes italianos clásicos privados de libertad.

La exposición, que se encuentra en un espacio de 2.000 metros cuadrados, se inicia con el díptico 'Shark' de David Cerny, una reproducción a escala real del cadáver de Saddam Hussein en un tanque de formaldehído, y 'Always Franco' de Eugenio Merino, obra por la cual el artista fue demandado y ganó un juicio.

Aunque la obra 'Presos políticos en la España contemporánea' de Santiago Sierra, adquirida por Benet en 2018, no se encuentra en el museo sino que está cedida al Museu de Lleida, el periodista mencionó que la idea de reunir una colección basada en la censura surgió después de comprar una pieza de Zoulikha Bouabdellah.

El director artístico del museo, Carles Guerra, destacó que el centro busca convertir una colección en un relato y podría convertirse en una de las colecciones privadas de referencia en Europa, así como un centro de estudios sobre la censura.

Guerra subrayó que la censura adquiere diversas formas, pero es especialmente desafiante en una era donde las imágenes circulan de manera masiva.

En la inauguración del museo, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, resaltó que Cataluña es el lugar perfecto para albergar un museo dedicado a la censura y el arte prohibido, ya que ha sido un baluarte de la libertad de expresión, tanto creativa como cultural.

Aragonès afirmó que este nuevo museo defiende la libertad creativa y plantea cuestionamientos sobre los límites de la libertad de expresión, convirtiéndose en un "grito a favor de esta libertad". Además, destacó que apostar por la cultura es apostar por la libertad, aplaudiendo la iniciativa de Tatxo Benet.