Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

Erra celebra el aniversario de los 75 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y enfatiza en la necesidad de reconocer su relevancia.

Erra celebra el aniversario de los 75 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y enfatiza en la necesidad de reconocer su relevancia.

La presidenta del Parlament de Catalunya, Anna Erra, ha instado a reivindicar la importancia de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en el 75 aniversario de su proclamación. En un video difundido por el Parlament, Erra ha llamado a poner en valor esta declaración frente a los conflictos armados, la crisis de refugiados, la expansión de gobiernos autoritarios y el retroceso de las democracias liberales, así como la vulneración de los derechos de las mujeres y las desigualdades.

La presidenta ha urgido a defender la vigencia plena de los derechos humanos, asegurando que esto implica defender la democracia como sistema de gobierno, pero no una democracia mínima o limitada a elecciones periódicas. Sino una democracia funcional, inclusiva, sensible al pluralismo político, lingüístico y cultural, que no censure la disidencia política, que defienda la vida, la igualdad ante la ley, la libertad de expresión, la educación, un techo y que genere oportunidades para todos.

Erra ha expresado su deseo de una democracia capaz de responder a las necesidades de la ciudadanía y a los desafíos globales, que sea fiel a sus valores y principios. Ha destacado que no puede haber prosperidad ni desarrollo compartido sin defender, proteger y garantizar los derechos humanos, que solo pueden florecer en un contexto democrático pleno.

En este sentido, ha recordado que los poderes públicos, incluido el Parlament, deben tener siempre como guía el cumplimiento de los derechos humanos. Considera que esta responsabilidad debe ser asumida tanto a nivel colectivo como individual.

Erra ha remarcado que la Declaración Universal de los Derechos Humanos fue aprobada en 1948, en un mundo aún conmocionado por las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto. Desde entonces, se ha convertido en un pilar fundamental para la libertad, la igualdad, la justicia y la paz en el mundo.