Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

Sandro Rosell critica ser enviado a prisión preventiva tras una investigación prospectiva

Sandro Rosell critica ser enviado a prisión preventiva tras una investigación prospectiva

El expresidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, ha brindado duras críticas este martes a lo que considera como una "investigación prospectiva" en su caso, el cual resultó en su prisión provisional durante 645 días. Rosell estaba siendo investigado por presunta pertenencia a una organización criminal y blanqueo de capitales, aunque finalmente fue absuelto de estos delitos.

En un acto organizado por el Colegio de la Abogacía de Barcelona (Icab), se le preguntó a Rosell si cree que su vínculo con el club afectó el procedimiento legal en su contra. En respuesta, afirmó: "Si no hubiera sido presidente del Barça, ni siquiera me habrían tomado en cuenta".

Asimismo, Rosell aprovechó la oportunidad para recordar que ha sido denunciado siete veces de oficio por la Fiscalía, y que en todas las ocasiones ha resultado absuelto. Criticó duramente la manera en que fue arrestado, señalando que se enviaron a 50 policías, 25 guardias civiles y 25 policías nacionales, además de 200 cámaras para capturar su detención. Aseguró que luchará para descubrir la verdad completa.

El expresidente del FC Barcelona también compartió el impacto devastador que estas imputaciones tuvieron en su vida personal y profesional. Fue despedido de tres multinacionales en las que ejercía como consejero y, hasta el momento, no ha logrado recuperar su empleo.

En el acto, también intervino el abogado de Rosell, Pau Molins, quien destacó la dificultad de explicar a un cliente una injusticia que no se entiende. Calificó el caso de Rosell como uno de los usos más escandalosos de la prisión preventiva.

Molins criticó el uso frecuente y rutinario de la prisión preventiva, y abogó por la implementación de otras medidas. Personalmente, considera que la monitorización mediante el uso de pulseras electrónicas sería la opción más adecuada.

El acto organizado por el Icab comenzó con una mesa de discusión sobre los derechos de los detenidos, en la cual participaron el abogado Fermín Morales, el excomisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Maria Estela, y el magistrado del Juzgado de Instrucción 33 de Barcelona, Luis Martínez.

Estela explicó el protocolo de detenciones en la policía catalana y señaló que considera que la policía detiene en exceso. Opina que, salvo en casos de delitos flagrantes, en lugar de realizar detenciones planificadas, sería suficiente citar al investigado para comparecer ante el juzgado.

Morales profundizó en la regulación del "habeas corpus", mientras que Martínez recordó la importancia de que cualquier persona privada de libertad o sujeta a medidas cautelares debe ser asistida por un abogado de forma inmediata.

Finalmente, una tercera mesa se enfocó en los derechos de las personas internas que cumplen condena y el impacto que esto supone para sus familiares. Participaron en esta mesa Gemma Calvet, exdirectora de políticas de drogas en Euskadi, Iñaki Erazo, un ex recluso, y la jurista Erika Torregrossa.