Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

El Ayuntamiento de Barcelona aprueba medidas restrictivas hacia Vox en comisión

El Ayuntamiento de Barcelona aprueba medidas restrictivas hacia Vox en comisión

La Comisión de Presidencia, Seguridad y Régimen Interior de Barcelona aprobó este miércoles establecer un "cordón democrático en contra de formaciones de extremaderecha" debido a la entrada de Vox en el Ayuntamiento después de las últimas elecciones municipales.

La propuesta, presentada por BComú y aprobada por BComú, ERC, Junts y el PSC, con la oposición del PP y Vox, insta a los demás grupos a llegar a un consenso que priorice los valores democráticos, siguiendo el precedente establecido en el Parlament.

Específicamente, el texto presentado por la concejal Jess González insta a los grupos a formar un grupo de trabajo que redacte un pacto para un ayuntamiento comprometido con la democracia, los derechos y la diversidad, como respuesta a la amenaza que representa la entrada de la extrema derecha en las instituciones.

El objetivo es presentar este pacto en el pleno de octubre y demostrar el compromiso con una ciudad y un país plenamente democráticos, además de apoyar a las asociaciones y comunidades vecinales, incluyendo a la sociedad civil en los espacios de seguimiento de este pacto.

Victòria Alsina, concejal de Junts, considera que la irrupción de la extrema derecha y su discurso en el consistorio merecen una reflexión profunda, mientras que Maria Eugènia Gay, teniente de alcalde socialista, defiende el impulso del pacto de ciudad para la defensa de los derechos humanos.

Elisenda Alamany, de ERC, está de acuerdo con la formación de grupos de trabajo, pero considera que eso no será suficiente y que la coherencia debe prevalecer tanto en momentos favorables como en momentos de adversidad, haciendo referencia al anterior líder de BCN pel Canvi, el exprimer ministro francés Manuel Valls.

"Esta propuesta es una porquería de discurso de oro. Es una vergüenza que una institución democrática promueva un cordón antidemocrático, tanto para nosotros como para cualquier otra persona", criticó Gonzalo de Oro Pulido, líder de Vox en el Ayuntamiento.

Por su parte, Daniel Sirera, líder del PP en el consistorio, considera la propuesta "profundamente ofensiva para los barceloneses que decidieron votar" a Vox, y acusa directamente a los comuns de establecer cordones sanitarios.