Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

El exconcejal condenado por falsos contratos en La Mina (Barcelona) tiene su sentencia confirmada por el TS.

El exconcejal condenado por falsos contratos en La Mina (Barcelona) tiene su sentencia confirmada por el TS.

El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia que condena a cuatro personas por participar en una trama de falsos contratos en el barrio de La Mina de Sant Adrià de Besòs en Barcelona. Estos individuos fingieron contratar los servicios de una empresa de vigilancia que en realidad nunca existió, y en su lugar, los trabajos fueron realizados y cobrados por el clan familiar conocido como 'Los Manolos'. Todo esto ocurrió con el consentimiento del entonces segundo teniente de alcalde, Juan Carlos Ramos, quien ahora se encuentra inhabilitado.

La sentencia, consultada por Europa Press, respalda la decisión de la Audiencia de Barcelona, que condenó a los cuatro acusados por cometer un delito de prevaricación administrativa en 2016.

En el juicio, dos de los acusados, Ángel Amaya (conocido como Tío Cristina) y José Fernández Franco, admitieron su participación en los hechos. Fernández Franco explicó que no pudo presentarse nuevamente al concurso público debido a impagos con Hacienda.

Según la sentencia, se ha comprobado que ambos acusados acordaron una comisión para Fernández Franco, quien contrató al administrador de la nueva empresa adjudicataria a cambio de una comisión compartida con Amaya, quien en realidad llevó a cabo el trabajo.

De esta manera, la empresa Visegurity recibió pagos directos del Consorcio del Barrio de la Mina a través de transferencias bancarias periódicas. Luego, Visegurity realizaba transferencias a las empresas administradas por Fernández Franco, sumando un total de 41.058 euros enviados de esta manera.

Por su parte, Fernández Franco retiró parte del dinero en efectivo, un total de 27.400 euros, y entregó una parte a Amaya. Esto se hizo en al menos cuatro ocasiones, en las que Fernández Franco se reunía primero con el concejal Juan Carlos Ramos y le entregaba un sobre con parte del dinero en efectivo recibido de Visegurity. Luego, el concejal se encontraba con Amaya y le entregaba la misma cantidad de dinero.

La sentencia estipula que el exconcejal, autor del delito, ha sido inhabilitado por nueve años, mientras que el administrador de Visegurity, considerado cómplice necesario, ha sido inhabilitado por siete años.

Tanto Amaya como Fernández Franco fueron considerados cómplices necesarios y la sentencia tuvo en cuenta su confesión como un factor atenuante, por lo que su inhabilitación es de dos años y tres meses.