Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

El Meteocat afirma que una lluvia de 500 milímetros podría acabar con la sequía en Catalunya.

El Meteocat afirma que una lluvia de 500 milímetros podría acabar con la sequía en Catalunya.

Se pronostican precipitaciones poco significativas hasta enero

El Servei Meteorològic de Catalunya (Meteocat) ha estimado que para que Catalunya salga de la situación de sequía actual en las cuencas internas catalanas debería haber una precipitación de alrededor de 500 milímetros, lo que equivale a la cantidad de lluvia que normalmente cae en la ciudad de Barcelona durante todo un año en promedio.

En una conferencia de prensa realizada el jueves para presentar un informe sobre el estado de la sequía en Catalunya, Sarai Sarroca, directora de Meteocat, afirmó que en los últimos tres años ha habido una lluvia aproximadamente 500 milímetros menos de lo esperado en las cuencas internas catalanas, una cantidad de agua equivalente a medio metro de altura.

"Esto significa que Catalunya estaría inundada con medio metro de agua", dijo Sarroca, aunque considera que esto no es probable según las previsiones actuales.

Según ella, incluso si lloviera esa cantidad y se detuviera la sequía actual, es muy probable que en los próximos años sigan ocurriendo episodios de sequía de manera continua.

Sarroca destacó que Catalunya nunca antes había experimentado un largo período consecutivo de déficit hídrico que afectara a más del 50% del territorio, y califica esta sequía como peor que la anterior, la cual ocurrió de 2005 a 2008.

En la actualidad, el déficit de precipitación es históricamente alto en toda Catalunya y especialmente en la cuenca de los ríos Segre, Muga y Ter, y aunque no histórico, se acerca en el caso del Llobregat y la Noguera Pallaressa.

Además, señaló que el índice de gravedad de la sequía (Igse) ha sido "muy elevado y persistente" en los últimos años, con 16 meses en los que este índice ha estado por encima de 4,5, el valor más alto registrado hasta ahora.

La directora de Meteocat indicó que no prevén ningún escenario que revierta la sequía actual.

En cuanto a las previsiones de lluvia para noviembre, diciembre y enero, se espera que las precipitaciones estén por encima de la media, pero "de todas formas, serían poco significativas y no modificarían la situación" de sequía actual.

OLAS DE CALOR TARDÍAS

En relación al período de calor tardío conocido como "veranillo de San Martín" este año, Sarroca dijo que se han registrado récords importantes en las regiones de Girona, con temperaturas cercanas a los 30 grados, "lo cual es muy alto para noviembre".

Informó que a partir de la próxima semana se espera que las temperaturas "puedan volver a la normalidad o incluso disminuir por debajo de la media".