Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

La derrota ante Illa pone en peligro la carrera política de Puigdemont

La derrota ante Illa pone en peligro la carrera política de Puigdemont

En la última jornada electoral, el candidato de Junts+ a las elecciones al Parlament, Carles Puigdemont, ha sufrido una derrota ante el líder del PSC, Salvador Illa, lo que podría significar su salida de la política activa si no se repiten las elecciones y él no asume el cargo de gobierno.

A pesar de mejorar los resultados obtenidos hace tres años y medio, con el escrutinio del 100% de las papeletas, Puigdemont no logró superar al candidato socialista debido al llamado 'efecto Puigdemont'.

La formación Junts+ ha alcanzado 35 diputados, 3 más que en febrero de 2021, pero se quedaron lejos de los 42 del PSC.

Aunque la suma de socialistas y Junts+ podría superar la mayoría absoluta, Puigdemont desde el inicio de la campaña descartó cualquier pacto con Illa, apostando por reconstruir la unidad independentista con ERC y la CUP.

La relación entre ambas partes se ha deteriorado a lo largo de la legislatura, culminando con la salida de Junts del Govern de Pere Aragonès por considerar incumplido el acuerdo de legislatura.

A pesar de ello, en este mismo día Puigdemont ha instado a los republicanos a tender puentes para formar un Gobierno sólido y netamente catalán, aunque la suma de ambos se queda a 12 escaños de la mayoría absoluta.

Durante la campaña, se mencionó la posibilidad de formar un Gobierno con mayoría simple, pero cohesionada y fuerte, en caso de no alcanzar la mayoría absoluta.

En contraste, PSC, ERC y Comuns sumarían 68 escaños, un escenario previsto por Puigdemont, quien consideraba que era la prioridad de Pere Aragonès.

Aragonès no ha sido completamente claro en sus pactos políticos durante la campaña, enfocándose en los qué y no en los quién, aunque su número dos, Laura Vilagrà, rechazó pactar con Illa en una entrevista.

Tras conocerse los resultados electorales, Aragonès ha anunciado que trabajarán desde la oposición, considerando los resultados como muy malos.

Este escenario plantea posibles consecuencias para el futuro político de Puigdemont, quien ha manifestado que rechaza permanecer como líder de la oposición en el Parlament si no es presidente.

Por tanto, si no hay repetición electoral, es probable que Puigdemont abandone la vida política activa y asuma el rol de expresidente de la Generalitat.

A pesar de todo, mantiene su compromiso de regresar a Cataluña en la primera sesión de investidura, aunque su regreso perderá impacto si no consigue la presidencia de la Generalitat.