Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

Mujer condenada a cadena perpetua por el asesinato de su hija Yaiza.

Mujer condenada a cadena perpetua por el asesinato de su hija Yaiza.

La Audiencia de Barcelona propone investigarla por presunto maltrato psicológico a su ex

BARCELONA, 29 May.

Una fuerte condena recae sobre Cristina Rivas, la mujer que ha sido sentenciada a prisión permanente revisable por el asesinato de su hija Yaiza en Sant Joan Despí, Barcelona, el 31 de mayo de 2021, cuando la niña contaba con tan solo cuatro años de edad.

El veredicto del jurado, que la ha declarado culpable de forma unánime, ha llevado al juez presidente de la sala a redactar la sentencia, en la cual se le impone la máxima pena tomando en consideración como agravante el hecho de que la víctima fuera su propia hija, y como atenuante el haber confesado el crimen.

Además, se le ha impuesto una orden de alejamiento por 10 años respecto al padre de la niña (su ex pareja), así como a los abuelos paternos de la menor, y deberá indemnizar al padre con 250.000 euros y a los abuelos con 75.000 euros a cada uno.

Una vez la sentencia quede firme, se abrirá la posibilidad de investigar a la mujer por presunto maltrato psicológico a su ex, tal y como fue solicitado por el fiscal durante el juicio, quien considera que el propósito del crimen fue "hacerle el mayor daño posible no solo con la muerte sino en recalcarle que es por venganza y por su culpa".

De acuerdo con el veredicto del jurado, emitido la semana pasada, se sostiene de forma unánime que la mujer planeó meticulosamente el crimen con la intención de perjudicar a su ex pareja y padre de la niña.

Según la sentencia, Rivas intentó en varias ocasiones retomar la relación con el padre de su hija, quien la rechazó, y su enojo, rabia, tristeza y frustración se transformaron en una cuidada planificación del asesinato de su hija y su propio suicidio con el objetivo de causar el mayor sufrimiento posible al hombre.

Como ella misma detalló en el juicio, se constata que Rivas administró fármacos a la niña la noche anterior y, al comprobar que seguía con vida al día siguiente, procedió a asfixiarla.

En el transcurso del juicio, la defensa trató de eximir a Rivas de responsabilidad penal a pesar de su confesión, aduciendo un presunto trastorno mental respaldado únicamente por un psicólogo contratado por la defensa, versión que fue refutada por tres peritos públicos.