"Descubrimiento en Catalunya: Estudio revela rastros de la transhumancia ancestral hace 2.500 años"

BARCELONA, 13 Oct.

Investigadores del Institut Català de Paleontología Humana i Evolució Social (Iphes) han realizado un estudio que confirma que la población ibérica de los siglos III y II a.C., que se dedicaba a la agricultura y la ganadería, practicaba movimientos altitudinales estacionales, lo que podría considerarse como el origen de la transhumancia, según ha informado este viernes en un comunicado.

Los resultados de este trabajo han sido publicados en la revista 'Frontiers in Environmental Archaeology', en el cual se ha llevado a cabo un análisis biogeoquímico de diferentes isótopos estables aplicados a un conjunto de dientes de ovejas procedentes de cuatro yacimientos arqueológicos: Alt Empordà, la Cerdanya (Girona), el Solsonès (Lleida) y el Barcelonès (Barcelona).

Estos resultados son considerados "fundamentales" para comprender las estrategias ganaderas utilizadas por las comunidades ibéricas, las cuales se basaban en una gran adaptabilidad al entorno y en el uso de una sofisticada red de relaciones sociales y económicas.

Las poblaciones ibéricas de la Edad del Hierro tenían un amplio conocimiento y experiencia en la cría, gestión y explotación de ovejas, lo que les permitía superar exitosamente los duros inviernos de montaña y los veranos áridos de las tierras bajas.

Sin embargo, la adopción de una estrategia de ganadería móvil no era algo generalizado y estaba estrechamente vinculada a las condiciones ambientales, las necesidades económicas y las decisiones políticas de cada asentamiento.

Tags

Categoría

Catalunya