Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

Asociaciones de padres critican plan climático en aulas de Educación por llegar tarde.

Asociaciones de padres critican plan climático en aulas de Educación por llegar tarde.

La Generalitat de Catalunya ha sido criticada por las asociaciones de padres por su medida de instalar aparatos de aire acondicionado en 100 centros educativos las próximas semanas para combatir las altas temperaturas. Las asociaciones creen que esta medida llega "tarde" y que la situación ya está generando episodios de calor en las aulas.

En declaraciones a Europa Press, la presidenta de las Associacions Federades de Famílies d'Alumnes de Catalunya (Affac), Belén Tascón, ha señalado que han advertido a la Conselleria de Educación de las altas temperaturas en las aulas desde hace tiempo y ha considerado que la "respuesta ha llegado tarde". Tascón ha advertido también que es "preocupante" que los episodios de calor se vuelvan cada vez más habituales y afecten el aprendizaje de los estudiantes.

Desde la Junta de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Enseñanza Secundaria de Catalunya (Fapaes) han remarcado que la iniciativa del departamento "no es un plan de choque, ya que no resuelve el problema". Según Fapaes, la propuesta generará desigualdad en los centros educativos ya que algunos estarán mejor climatizados que otros. A largo plazo, si todas las escuelas tuvieran aire acondicionado, se celebraría esta medida, pero creen que llega tarde para resolver la situación actual.

Fuentes de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Escuelas Libres de Catalunya (Fapel) también han coincidido con las otras asociaciones al considerar que la medida llega tarde y que hace años que se están produciendo episodios extraordinarios de calor en las aulas. Según Fapel, la solución debe ser aplicar el sentido común en cada centro, teniendo en cuenta sus características, y profundizar en la autonomía de los centros para poder solucionar el problema.

Las asociaciones también han criticado que la medida llevará a las escuelas de iniciativa social a invertir en dotar de confort térmico mínimo a las aulas, lo que profundizará en la discriminación económica que la conselleria practica desde hace unos años.