Crónica Cataluña.

Crónica Cataluña.

Cañete (Pimec) aboga por medidas similares a la excepción ibérica para lograr precios equitativos.

Cañete (Pimec) aboga por medidas similares a la excepción ibérica para lograr precios equitativos.

El presidente de Pimec, Antoni Cañete, ha hecho una exigencia clara y contundente este miércoles al pedir mecanismos similares a la excepción ibérica aprobada en 2022 para garantizar que los precios de la electricidad sean "justos". A su lado, el presidente de la comisión de energía de la patronal, José Enrique Vázquez, y el director de estudios, Moisés Bonal, han respaldado sus palabras.

En una rueda de prensa, Cañete ha reiterado que la desaparición de esta medida supondría "incertidumbre e inseguridad" y una disminución de la competitividad empresarial. Ha enfatizado la importancia de esta petición y la ha relacionado con el bienestar y la supervivencia económica del país.

El presidente de Pimec ha argumentado que la reducción de los precios de la electricidad está directamente relacionada con la inflación española, que se encuentra entre las más bajas de Europa. Según Cañete, esta medida ha evitado el cierre de numerosas empresas en el país.

Por su parte, José Enrique Vázquez ha advertido sobre la necesidad de una gran cantidad de energía eléctrica en Cataluña debido a la sequía que enfrenta la región. Esta situación demandará un suministro energético que permita mantener un adecuado suministro de agua en la zona.

Por otro lado, Cañete ha criticado la eliminación de la excepción ibérica y ha señalado que esta no era más que la normalidad de los precios en Europa. Además, ha afirmado que, según estudios previos de la patronal, el costo de la energía en España ha sido uno de los más altos del continente.

La excepción ibérica logró revertir la tendencia al alza de los precios energéticos en España, situándolos por debajo de la media europea. Según Cañete, esto ha beneficiado principalmente a las pequeñas y medianas empresas y a los consumidores de energía de menor tamaño.

En respuesta a esto, Cañete ha criticado el hecho de que las empresas energéticas españolas hayan obtenido mayores beneficios que las europeas, a pesar de tener una menor producción. Ha argumentado que tratar de compensar los costos superiores con impuestos es un error y ha abogado por establecer precios competitivos y gravar la generación de riqueza con los impuestos necesarios.

Finalmente, Cañete, en su papel de vicepresidente de las pymes europeas, ha defendido la necesidad de un cambio en la consideración del mercado continental para proporcionar precios justos y competitivos.